Monschau, el pueblo de cuento alemán

Monschau, el pueblo de cuento alemán

Ese día nos despertamos muy pronto en Sourbrodt, nuestro B&B casi en la frontera con Alemania, hacía bastante frío e incluso caían copos finitos de nieve, eso no nos importó ya que teníamos muchísimas ganas de nuestro siguiente destino: Monschau, era la primera vez que cruzábamos la frontera a Alemania y lo hicimos con muchísima ilusión. El pueblo está a tan solo 2 km. de distancia de la frontera belga así que la visita era obligada.

En el B&B antes de salir caían copos de nieve

En el B&B antes de salir caían copos de nieve

Cuando llegamos al pueblo tuvimos que aparcar a las afueras porque dentro no se podía acceder con el coche, no había problema porque el pueblo es muy pequeño y estaba a un paso del parking, llegamos tan pronto que apenas había nadie más por la calle y estaba casi todo cerrado así que decidimos entrar a una cafetería con mucho encanto justo en frente de la Casa Roja que queríamos visitar y tomar algo calentito para entrar en calor porque ¡el frío alemán era importante! Fue nuestro primer contacto con el alemán, que con el inglés nos manejamos pero el alemán es otro cantar, no hubo problema porque en la cafetería nos entendimos en inglés perfectamente, así que perdimos un poco el miedo a que nos resultara complicado entendernos pero no fue así, además como siempre decimos… “con una sonrisa se llega a cualquier sitio “.

¡Qué bonita decoración!

¡Qué bonita decoración!

Si con un café irlandés ya no entras en calor...

Si con un café irlandés ya no entras en calor…

Después de tomar nuestro café calentito y planificar lo que íbamos a hacer durante el día decidimos ir en primer lugar a visitar la Rotes Haus, una antigua casa restaurada del siglo XIX que perteneció a una familia adinerada que poseía una industria textil, la casa está muy bien conservada y te hace trasladarte en el tiempo recorriendo sus bonitas habitaciones que cuidan hasta el último detalle. Merece la pena la visita ya que es símbolo del pueblo y te ayuda a ver el estilo de vida de esa época.

La joya de la Rotes Hous era la escalera de madera original

La joya de la Rotes Haus era la escalera de madera original

Las vistas desde la casa son inmejorables

Las vistas desde la casa son inmejorables

Hasta las puertas se decoraban con pinturas

Hasta las puertas se decoraban con pinturas

Vajillas muy bien conservadas

Vajillas muy bien conservadas

Preciosas pinturas decoraban las paredes

Preciosas pinturas decoraban las paredes

Un trineo muy señorial

Un trineo muy señorial

Habitación muy original con cuadros pintados en la pared

Habitación muy original con cuadros pintados en la pared

Hicimos bien entrando primero a ver la casa porque estaba lloviendo cuando llegamos y al salir el día estaba bastante mejor. Después de ver la casa fuimos a dar un paseo por Monschau y nos encantó, las calles empedradas perfectas con sus casas antiguas pero perfectamente conservadas con la arquitectura alemana de fachadas con vigas de madera que nos encanta.

Bonita plaza donde ponen el mercado de Navidad, ¡habrá que volver!

Bonita plaza donde ponen el mercado de Navidad, ¡habrá que volver!

Vista desde atrás de la Rotes Hous

Vista desde atrás de la Rotes Haus

¿Paramos a descansar?

¿Paramos a descansar?

El río le daba aun más encanto

El río le daba aun más encanto

¡Uy! ¿Qué le pasa a esta casa?

¡Uy! ¿Qué le pasa a esta casa?

Más rincones bonitos

Más rincones bonitos

La verdadera atracción de visitar Monschau era pasear por sus calles, nos impactó mucho lo bonito que era, me imaginaba en cualquier momento a Bella (Disney) saliendo de una de las casas.

Paseo a paseo se hizo la hora de comer, recordamos que en la entrada al pueblo había un sitio bastante informal en el que en la puerta decía que tenían las mejores currywurst de Alemania, así que allá que fuimos a comprobarlo. El sitio era tipo comida rápida pero con una señora que lo hacía a la vez tradicional así que cogimos el plato estrella, la currywurst con patatas fritas. Una salchicha alemana cocida con patatas fritas, todo bañado con salsa ketchup y curry en polvo, he de decir que estaba buenísima! La verdad es que no he vuelto a probar otra currywurst en Alemania así que puedo decir que el cartel no mentía, ¡de momento es la mejor que hemos probado!

¡La mejor currywurst de Alemania!

¡La mejor currywurst de Alemania!

Después de comer nos acercamos al hotel a descansar un ratillo y a dejar el equipaje. El hotel no nos gustó mucho, pero en la zona o eran carísimos o la calidad bajaba bastante, cogimos algo medio… Lo bueno es que estaba limpio y bien situado, lo malo es que las camas eran incómodas, era viejete y la habitación olía a tabaco, pero bueno, solo iba a ser una noche.

¡Venga que ya queda menos!

¡Venga que ya queda menos!

Desde arriba todo se ve mejor

Desde arriba todo se ve mejor

¡Qué fresco! Pero merece la pena...

¡Qué fresco! Pero merece la pena…

Podías quedarte horas mirando...

Podías quedarte horas mirando…

Después de descansar un poco nos fuimos a dar un paseo, primero subimos a un mirador desde donde se podía ver una postal preciosa del pueblo entero aunque había que hacer un poco de esfuerzo porque había una subida pronunciada… Pero la recompensa era muy importante y además así conseguimos entrar en calor porque el frío todavía apretaba bastante.

Visitar Monschau

¡Al hotel!

Después de esto fuimos a hacer unas compras, habíamos visto unas tiendas maravillosas con productos artesanos de la zona y teníamos que pasar por ellas. Primero paramos en una tienda de cajas de música, wow! Me enamoré de cada una de ellas y nos hicimos con una en forma de libro abierto con un pequeño pueblo por el que pasaba un trenecito con luces y que a su vez hacía sonar villancicos, yo soy una enferma de la Navidad y de los adornos navideños así que me fui de allí más feliz que una perdiz. Entre tienda y tienda aprovechamos a entrar en una cafetería – pastelería a comernos un buen trozo de tarta de manzana típica alemana y a tomar un té caliente, todo muy rico.

La tienda de las cajas de música, por ahí se puede ver nuestro libro :)

La tienda de las cajas de música, por ahí se puede ver nuestro libro 🙂

¡Merendola!

¡Merendola!

Nuestra siguiente parada fue una tienda de sombreros, sí señor. Allí la gente iba paseando con su sombrero por la calle y nos pareció que quedaban la mar de elegantes y pensamos que era una buena idea hacernos con los nuestros, pensando si nos atreveríamos a ponernoslos en España a la vuelta nos convencimos de que sí y allí que entramos. Nos atendieron muy bien, como los señores que éramos yendo a por nuestros elegantes sombreros y nos compramos unos muy bonitos.

Pura elegancia

Pura elegancia

Después de las compras nos fuimos a dejar todo en el hotel, nos pusimos nuestros sombreros y nos hicimos una buena sesión de fotos de señores en la habitación del hotel. Se hizo ya de noche decidimos salir a pasear (con nuestros sombreros claro) y a cenar.

Cuando estábamos paseando por las calles de repente escuchamos como una banda se música, parecía que había gente esperando que pasara algo y nos pusimos con ellos a ver. Pasaron unas cuantas personas uniformados (no se si serían policía, bomberos…) con antorchas escoltando a una persona que iba a caballo disfrazada con una peluca, barba y una armadura, detrás iban niños con sus padres y llevaban como una especie de lamparilla que se veía que se habían hecho ellos mismos, todos seguidos por una banda de música. Al paso de la gente con los niños nos metimos en la multitud a ver donde iban a parar. Al final pararon al lado de una plaza y allí se quedó el señor del caballo mientras todo el mundo se acercaba a una especie de barras donde había gente repartiendo merienda, dudamos un poco si acercarnos o no pero al final nos dio vergüenza y nos fuimos, que en las fiestas patronales de España se suele repartir comida a todo el que viene pero los alemanes no sabemos muy bien cómo trabajan eso… Jeje. La verdad es que he buscado información sobre qué tipo de celebración fue aquello pero no lo he encontrado por ningún sitio, así que si alguien lo sabe que me lo cuente! Fue el 10 de noviembre de 2013, muy raro no haber encontrado información sobre aquello…

Después de nuestro paseo nos metimos a cenar en una taberna, el camarero fue muy simpático y nos lo pasamos muy bien allí, nos tomamos unas ricas cervezas alemanas y cenamos algo típico que nos recomendaron, una especie de escalope de cerdo con salsa de mostaza, también estaba super bueno y muy bien de precio, eso sí, acompañaban el escalope con kiwi… WTF!

¿Escalope con kiwi?

¿Escalope con kiwi?

Después de cenar nos fuimos al hotel ya que estábamos bastante cansados… A la mañana siguiente desayunamos en el hotel y de camino al coche entramos en otra tienda de recuerdos, allí nos compramos una Rotes Haus de cerámica muy bonita, una jarra típica de cerveza con la postal de Monschau y la señora muy amable de la tienda nos regaló un pequeño enanito en un columpio para jardín, las tres cosas decoran a día de hoy nuestra casa y les tenemos mucho cariño.


Nos despedimos con mucha pena de Alemania y pusimos rumbo de nuevo a la guerra. Volveremos, seguro.

MAPA

Visitar Monschau

Rotes Haus

Entrada:
Adultos 3 €
Niños y adolescentes menores de 18 años GRATIS

Horario:

Abierto del 1 de abril al 30 de noviembre.

En el periodo comprendido entre el 06/29/2015 al 07/13/2015 y el 10/03/2015 el museo está cerrado.

Horarios de visita: Martes – Domingo (Lunes cerrado) en las horas
mañanas: 10, 11 y 12 
por la tarde: 14, 15 y 16

Tiempo estimado de visita: 1 hora.

Dirección: Laufenstraße 10 52156 Monschau

Más información: Rotes Haus

¿Dónde comer y dormir en Monschau?

Zum Haller

Dirección: Eschbachstr. 4, Monschau

El restaurante de las currywurst no lo he logrado encontrar, pero estaba muy cerca del parking y ponía lo de “Las mejores currywurst de Alemania”, ¡fácil de encontrar!

Burghotel

Dirección: Laufenstr. 1, 52156 Monschau, Alemania

Desayuno incluido:

Wifi: gratuito

Más info: Booking

Noelia

Noelia

Desde hace unos meses mamá a tiempo completo :) Apasionada por mi familia y por recorrer el mundo junto a ellos, siempre estamos preparando el siguiente viaje... ¿Nos acompañas?

LEAVE A COMMENT