Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo

Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo

Después de irnos con el gran sabor de boca de haber visitado Dinant, una de las ciudades más bonitas de Europa, pusimos rumbo a Durbuy, la ciudad más pequeña del mundo pero no por eso menos bonita.

Este día es en el que ya nos metimos de lleno en el bosque de las Ardenas y comenzamos la ruta histórica. Camino a la pequeña ciudad de Durbuy decidimos pasar por Celles, que nos quedaba de camino, donde había un tanque Panther alemán de la Segunda Guerra Mundial y paramos un momento a visitarlo.

Panther junto a la cafetería Le Tank

Panther junto a la cafetería Le Tank

El Panther alemán y la señora que engañó al ejército nazi

Una vez allí pudimos leer la curiosa historia del tanque, que fue dañado por una mina cuando iba camino a Dinant. La señora que regentaba una cafetería en la zona advirtió a la división de tanques que seguían a este primero de que toda la carretera a Dinant estaba minada (algo que no era cierto), cosa que les obligó a continuar por los campos que llevan hacia Foy-Notre-Dame donde fueron destruidos por un ataque por aire del ejército aliado. Es una historia valiente y simpática, imáginábamos a la señora diciéndo a los alemanes: “Uyyyyyy, tirar si queréis, tirar, pero está eso plagadico de minas…”.

Historia de la señora que engañó a los alemanes

Historia de la señora que engañó a los alemanes

Panther alemán en Celles

Panther alemán en Celles

¿Por qué Durbuy es una ciudad?

Continuamos nuestro camino hacia Durbuy, llegamos allí por la tarde a eso de las 18:00 y fuimos directos al hotel. Hay que aparcar a las afueras en el parking público que hay de pago (5€ al día) pero no quedaba muy retirado. Nos pareció un pueblo muy turístico, quizá demasiado incluso, sobretodo en deportes de aventura, ya que estaba en un enclave natural muy bonito en el que se podían practicar deportes como el piragüismo y otros deportes acuáticos. Para ser temporada baja había bastante gente, así que supongo que en primavera y verano será un destino muy concurrido.

Camino a Durbuy

Camino a Durbuy

Nos hospedamos en el hotel La Caleche, que contaba con Restaurante-Cervecería en la planta baja y habitaciones en las plantas superiores. El hotel normal, no guardo buen recuerdo como de otros hoteles en los que estuvimos pero tampoco malo, así que un hotel normalito. Estuvimos más de una hora descansando en la habitación y después decidimos bajar a la cervecería del hotel a tomar algo, allí probamos la cerveza de Durbuy “La Durboyse” y bueno, digamos que no está entre nuestras favoritas… Como se nos iba haciendo tarde decidimos cenar allí mismo cosas para picar, unos patés, unos quesos de la zona y unos embutidos, todo muy rico.

Allá donde íbamos había que probar la cerveza de la zona

Allá donde íbamos había que probar la cerveza de la zona

Nos fuimos temprano a dormir tras dar una pequeña vuelta por la ciudad, y fue pequeña porque realmente era un sitio muy pequeño, pero… ¿Por qué es considerado ciudad? Pues según nuestra amiga Wikipedia:

Durbuy adquiere su título de ciudad (ville) en 1331, cuando Juan I, rey de Bohemia y conde de Luxemburgo, concede a los burgueses de Durbuy una serie de privilegios consignados en la Carta de franquicia. La concesión de este título a Durbuy no se debió a que se hubiera convertido en un centro importante de población, sino al carácter estratégico de su emplazamiento, que lo convertía, además, en centro de comercio y de justicia. En efecto, Durbuy se situaba entonces en la frontera norte del condado de Luxemburgo, y por tanto estaba expuesta a sufrir ataques extranjeros. Sin embargo, tan sólo una ciudad podía disponer de un ejército: es por esto que Juan I de Bohemia concedió el título a Durbuy, con el objetivo de reducir los desplazamientos de tropas en el norte.

El empedrado de las calles en perfecto estado

El empedrado de las calles en perfecto estado

A la mañana siguien decidimos pasear nuevamente por la ciudad y hacer unas fotos, el sitio, aunque pequeño, es realmente bonito. Comenzamos nuestra visita a la ciudad desde el “anticlinal” Peñasco de Homalius, se trata de una original formación rocosa antiguo testimonio de la época montañosa de las Ardenas. Junto al anticlinal se ha creado un precioso parque o jardín con cascadas y un minigolf. Después de visitar el anticlinal decidimos continuar la visita por el casco histórico medieval, perfectamente cuidado y donde podías encontrar edificios muy bonitos, casi todos a día de hoy convertidos en negocios turísticos. Continuamos nuestra visita hacia el majestuoso castillo que se levantaba sobre el río Ourthe, aunque ya habíamos leído que no era posible visitarlo debido a que está habitado… ¡Un buen lugar para vivir!

Podías encontrar casas muy bonitas

Podías encontrar casas muy bonitas

Un paseo por la pequeña ciudad

Un paseo por la “anticlinal”

Entrada al castillo

Entrada al castillo

Iglesia con la arquitectura típica de la zona

Iglesia con la arquitectura típica de la zona

Precioso castillo que no podíamos visitar porque vivía gente, no es mal sitio para vivir

Precioso castillo que no podíamos visitar porque vivía gente, no es mal sitio para vivir

¡Aun es grande este castillo!

¡Aun es grande este castillo!

Cada pueblo bañado por el río

Cada pueblo bañado por el río

Una de las atracciones de Durbuy es el Topiary Park, a orillas del río, es un parque con más de 250 plantas talladas en multitud de formas. Nosotros no entramos al recinto porque no nos llamaba demasiado la visita pero se podía ver parte desde fuera. Más info Topiary Park.

Jardines de setos

Topiary Park

¡Vaya formas curiosas!

¡Vaya formas curiosas!

Cuando terminamos de ver la ciudad nos marchamos pronto porque queríamos visitar el primer museo de guerra del viaje esa mañana, así que montamos en el coche para seguir cruzando las bonitas Ardenas para encontrarnos con la historia.

MAPA

Información de interés

Carretera

Fuimos por autovía y carreteras secundarias, todas en muy buen estado y gratuitas.

Por la zona que estuvimos lo mejor era ir por carreteras secundarias entre los bosques, casi no había tráfico y los paisajes eran muy bonitos.

¿Dónde comer y dormir en Durbuy?

Hotel La Caleche

Dirección: Place aux Foires, 15, 6940 Durbuy, Bélgica

Parking: público de pago – 5€ todo el día

Desayuno incluido: No

Wifi: gratuito

Más info: Booking

Noelia

Noelia

Desde hace unos meses mamá a tiempo completo :) Apasionada por mi familia y por recorrer el mundo junto a ellos, siempre estamos preparando el siguiente viaje... ¿Nos acompañas?

LEAVE A COMMENT